Artículo

¿Invertir en guarderías traerá a las mujeres de regreso al trabajo?

El plan de infraestructura de EE. UU. motivaría a las compañías a construir guarderías en el lugar de trabajo

26 de abril de 2021

En el último año, millones de mujeres abandonaron la fuerza de trabajo; en muchos casos, debido a las presiones del cuidado infantil y la educación remota.

El gobierno de EE. UU. está considerando que tener guarderías en el lugar de trabajo podría ayudar a traerlas de regreso.

Una propuesta de iniciativa de 2.3 millones de USD en infraestructura incluye 25 mil millones para el crecimiento de nuevas instalaciones de cuidado infantil y un fondo de innovación que aportaría recursos a los estados para mejorar las instalaciones de cuidado infantil y construir más guarderías en áreas no atendidas hasta ahora. También crearía un crédito fiscal amplificado para impulsar a las compañías a construir guarderías en sus instalaciones.

Este asunto es oportuno para muchas compañías que, durante su reapertura gradual, están buscando modelos de trabajo híbridos y políticas flexibles como una forma de animar a los padres a que vuelvan a las oficinas. El cuidado infantil en el lugar de trabajo es una forma de dar un paso adelante para ayudar a retener y atraer talento femenino.

“Muchas madres trabajadoras enfrentan el reto de la falta de guarderías, con pandemia o no”, dijo Julia Georgules, Directora de Investigación de JLL en el Este y Canadá.

Si bien muchas mujeres prefieren los beneficios de un ambiente de oficina, en parte porque esto a menudo es clave para el avance profesional, otras prefieren y requieren una mayor flexibilidad.

“Las guarderías en el lugar de trabajo resuelven ambos problemas”, afirmó.

Incentivando la inversión

El apoyo del gobierno para el cuidado infantil puede variar ampliamente de un país a otro. En EE. UU. funciona principalmente como servicio privado y en Europa tiende a estar más regulado centralmente. El gobierno austriaco, por ejemplo, destinó 442 millones de euros (530 millones de USD) a la expansión de servicios de cuidado infantil entre 2008 y 2018. Sin embargo, la escala de los fondos de EE. UU. podría cambiar el juego.

En la iniciativa propuesta por el presidente Joe Biden, las compañías recibirían la mitad del primer millón de dólares que inviertan en construcción; eso sería hasta 500,000 USD en créditos fiscales.

Dado que las guarderías normalmente se encuentran en un primer piso y muchos edificios de oficinas tienen varios propietarios, sería útil tener incentivos para los desarrolladores, agregó Georgules.

“JLL está trabajando con un desarrollador que construye un proyecto de oficina de uso mixto con un centro de cuidado infantil”, informó Georgules. “Están apostando a la idea de que una guardería en el lugar de trabajo sería un servicio muy valioso. Cuando el espacio lo alquilan diversas compañías, podría darse la oportunidad de subsidiar el cuidado infantil para sus empleados, lo que sería un gran beneficio proporcionado por las compañías”.

 A medida que más compañías se enfoquen en lograr objetivos ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG), los desarrolladores estarán más conscientes que nunca de la parte “social” de esas inversiones. Esto también podría ayudar a impulsar la construcción de guarderías.

Esto es especialmente cierto considerando que muchos centros cerraron durante la pandemia. En Boston, por ejemplo, 20 por ciento de los centros de cuidado infantil que resultaron afectados por la COVID-19 no han vuelto a abrirse, lo que crea una fuerte escasez de opciones para los padres trabajadores que no pueden pagar una niñera, explicó Georgules.

“Los aspectos de ESG son un enfoque y los desarrolladores están tratando de lograr metas relacionadas con huellas de carbono neutrales”, agregó. “Sin embargo, la diversidad y la inclusión, que incluye la equidad para las mujeres en la fuerza laboral, se convierte en parte de un criterio de impacto social más amplio”.

Cultura flexible

Para impedir que más mujeres dejen el mundo corporativo, las empresas se están dando cuenta de lo importantes que se han vuelto las políticas de trabajo flexible, afirmó Julie Wilkinson, Gerente de Producto Global de la Experiencia en el Espacio de trabajo de JLL.

 “A medida que hablamos con los clientes acerca de la reapertura de sus oficinas y la posible adopción de un programa de trabajo híbrido, uno de los problemas que sigue surgiendo es la gran cantidad de mujeres que han dejado o están dejando el mundo laboral”, señaló. “Para retener a las mujeres, es importante ofrecerles no solo flexibilidad en teoría, sino también crear un ambiente que las apoye. Por ejemplo, nuestro producto Experience Anywhere, que es una plataforma de contenido sobre bienestar sugiere cortes muy breves programados directamente en los calendarios de las personas, crea una cultura a favor de los descansos”.

El cuidado infantil en el lugar de trabajo es un paso más.

“Todos deseamos reducir nuestro tiempo de traslado de la casa al trabajo y de regreso”, dijo Wilkinson. “Una guardería en el lugar de trabajo reduciría significativamente el estrés de los padres y haría más agradable el traslado al eliminar una parte del recorrido”.

Veamos el caso de Patagonia, que ofrece cuidado infantil en sus instalaciones desde 1984.

“Patagonia ha integrado a los niños en la cultura de la compañía”, relató Amy Sjursenm Directora de Arquitectura de Big Red Rooster. “Es muy común que los padres almuercen junto con sus hijos todos los días. Tienen programas extraescolares para los niños que ya dejaron la guardería y promueve que los padres pasen tiempo con sus hijos durante el día. Todo eso ayuda al equilibrio entre la vida laboral y la personal, así como a la equidad de género en el trabajo”.